martes, 12 de agosto de 2008

Mamá no quiero ir a la escuela



Ayer lunes entre de nuevo a la universidad, estaba tan emocionado que el viernes pasado me fui a Acapulco (para no variar) y regrese hasta hoy martes en la madrugada...

No la pasamos muy agusto... exceptuando la punta y horquilla rota del carro por un bache, la eterna caminata por la calle bajo la lluvia y mi amigo el tamarindo queriendo salir, la congestión alcohólica que apenas acabo de notar, las escasas 12 horas que he dormido en 4 días, la quemada de cuerpo que me dí por goey o la lluvia en la carretera que casi hace que nos matemos... de ahí en fuera todo fue felicidad total.

La verdad es que el viaje estuvo intenso y bien rico, hasta hace que entrar a la vida escolar de nueva cuenta se vea bien, por eso ahora en vez de irme de -borracho- vacaciones los primeros días después de salir, me voy ir los últimos, pa' llegar -todo quemado tipo lanchero- con energías a la escuela.

Iba a poner fotos, pero a lo mejor y luego me arrepiento, brrr.

Se lo lavan.